ESPECIALES



VIDEOS CNT PTO.REAL


PERIODICO CNT 

 

AUDIO LIBROS  

100 A√ĎOS DE CNT   


PAGINAS ANARQUISTAS  


ENCICLOPEDIA 

JURIDICA LIBERTARIA 

 BIBLIOTECA VIRTUAL

NOTICIAS SOBRE AMIANTO


VISITAS

CNT - PUERTO REAL
0002919822
HOYHOY823
AYERAYER1111
SEMANASEMANA823
MESMES22443
TOTAL VISITASTOTAL VISITAS2919822
CNT - PUERTO REAL

CONECTADOS

Tenemos 179 invitados conectado(s)

TRANSLATOR

EnglishArabicBulgarianCroatianCzechDanishDutchFinnishFrenchGermanGreekItalianJapaneseNorwegianPolishPortugueseRomanianRussianSpanishSwedishCatalanHebrewLatvianLithuanianSerbianSlovenianUkrainianAlbanianEstonianGalicianHungarianTurkishWelshBelarusianMacedonianArmenianAzerbaijaniBasqueGeorgianChinese (T)

facebook

ÔĽŅ

DECIMOSEXTO Y DECIMOSEPTIMO FUSILAMIENTO - LIBRO TRIGO TRONZADO - La represion franquista 1936 en San Fernando (Cadiz)

AddThis Social Bookmark Button

LIBRO TRIGO TRONZADO (La represi√≥n franquista 1936 en San Fernando ‚Äď C√°diz)

Autor: JOSE CASADO MONTADO

DECIMOSEXTO  Y DECIMOSEPTIMO  FUSILAMIENTO

DECIMOSEXTO  FUSILAMIENTO

Cincuenta a√Īos pasados se proclamaron con gloria, ser los invictos cruzados de reconquista y victoria.

Cerón

 

Al d√≠a siguiente de la anterior ‚Äúsaca‚ÄĚ, esto es, el d√≠a 16 de octubre confeccionaron y designaron otro fusilamiento, aquella banda de lobos indeseables. Algo incompresible para un esp√≠ritu sano y equilibrado, porque la ciudad estaba totalmente sometida, abatida, si no era por s√°dico deseo de sangre de aquellos dementes malditos.

Fueron cinco, trasladados del penal de Cuatro Torres, fusilados al amanecer en ‚ÄúLa Jarcia‚ÄĚ y, ya cad√°veres, trasladados en cami√≥n hasta nadie sabe d√≥nde, pero pienso que fueron a parar al cementerio militar que est√° situado detr√°s de los Mixtos, por la vuelta afuera. Mi padre nos cont√≥ que murieron con una gran dignidad, casi en silencio, facilit√°ndoles la tarea a los ‚Äúhienas‚ÄĚ aquellos, infames, pero todos se negaron a confesar. Fueron estos:

‚ĚĖ          Juan Tejado Godoy. Naci√≥ el Jueves, 21 de octubre de 1909 en C/. Ladera, Colmenar (M√°laga) G√©nero Var√≥n.

Es el hermano n√ļmero 3 de 3 hermanos Su padre: Antonio Tejada Serrano *1882 Su madre: Antonia Dolores Godoy  Martos*1884

‚ĚĖ          Jos√© Ca√Īavate Rivera.

‚ĚĖ          Antonio de la Plaza Felipo.

‚ĚĖ          Rafael Zapata Ruiz.

‚ĚĖ          Jos√© M. Rodr√≠guez P√©rez.

Los lutos y el dolor aumentaban cada d√≠a, el martirio de nuestro pueblo amado, sus gentes, sus barrios. D√≠a a d√≠a nos debilit√°bamos m√°s mientras los vencedores se auto condecoraban, se auto ascend√≠an de rango y la ciudad les pertenec√≠a como un gran cuartel y los que no √©ramos militares, porque √©ramos ni√Īos a√ļn, presenci√°bamos aquel teatro de lo absurdo e √≠bamos adquiriendo conciencia de la situaci√≥n  con gran indignaci√≥n, ocio y rencores; el abismo en que hab√≠amos ca√≠do ya. Personalmente, s√≠, lo confieso, cada vez que ve√≠a por la calle a uno de aquellos curas o falangistas barbudos y  fusiladotes, sent√≠a unas ganas enormes de marlos y guardaba la esperanza de hacerlo cuando cambiara la tortilla, o llegara la ley  y el orden, como nosotros hubi√©semos querido, tortilla que nunca cambi√≥ y tuvimos que vivir cuarenta a√Īos chantajeados.

Llevaban ayudando a los nacionales desde que empez√≥ la guerra y hasta el d√≠a 18 de octubre no reconocieron formalmente al gobierno de Franco, los nazis alemanes y los fascistas italianos, cuando ya hab√≠an mandado muchos aviones para forzar el estrecho de Gibraltar, antes que transportaran el grueso de las fuerzas rebeldes. Ya estaban estampillados los billetes de la zona azul, la del terror blanco, la nuestra, y ya se hablaba de cartillas de racionamiento. Nos quedaban muchas cosas que ver y contar, todas ellas a cual m√°s desagradables. La Legi√≥n C√≥ndor,  mandada por el general alem√°n Hugo Sperrle, llegaba a Espa√Īa en los primeros d√≠as del golpe y se hac√≠a due√Īa del cielo espa√Īol, con unos efectivos de cinco mil hombres y centenares de aviones. A la zona republicana tambi√©n llegaron voluntarios extranjeros para ayudar, pero fueron en menor cantidad y en inferioridad de condiciones, la prueba de ello que partieron  antes que los italianos y alemanes y perdieron la guerra, ya que no se traba de unidades del Ej√©rcito regular de ning√ļn pa√≠s y, adem√°s, tuvieron que luchar con el problema que representaba la gran  diversidad de idiomas.

 

DECIMOSEPTIMO  FUSILAMIENTO

Es un hombre, el que impone a sus instintos un freno de altruismo y de indulgencias; el que admite que los otros sean distintos y se niega a convencer por la violencia.

Cerón

Fue raro que aquella banda de zopilotes negros con destellos azules, estuvieran doce d√≠as sin sangr√≠a, pero el 28 de octubre, oscuro a√ļn, ya estaba el cura Don Recaredo Garc√≠a Sabater en la c√°rcel del Ayuntamiento para intentar doblegar, someterles, a aquellos presos a los cuales el tr√≠o  sanguinario Sufo, Monz√≥n y don Ricardo Olivera Manzorro, hab√≠an decido eliminar con la aprobaci√≥n clerical, evidentemente. Y la mano tiembla, las gafas se enturbian, y el coraz√≥n se acelera, al escribir sobre este crimen colectivo, incalificable, sobre la intensidad del dolor causado a ellos mismos primero, a sus familiares despu√©s y al pueblo entero tambi√©n, porque a nuestro Alcalde, Don Cayetano Rold√°n Moreno, el pueblo lo llor√≥ como nunca hab√≠a llorado a nadie, pues era la bondad personificada.

A las seis de la ma√Īana en punto, estaba el cami√≥n en la puerta de la prisi√≥n del Ayuntamiento. Proced√≠a del Penal de La Carraca y en el interior ya ven√≠an seis condenados a muerte, estos eran:

‚ĚĖ          Jos√© S√°nchez Casa. Natural de San Fernando. 49 a√Īos. Viudo. Condestable de la Armada. Dej√≥ hijos.

‚ĚĖ          Juli√°n Haro Medina. Natural de San Fernando. 38 a√Īos. Soltero. Hijo de Juli√°n y Dolores. Condestable de la Armada. Viv√≠a calle Dr. Erostarbe, 19. San Fernando.

‚ĚĖ          Francisco Flores Flores.

‚ĚĖ          Federico Beltr√°n del Castillo. Casado. Condestable de la Armada.

‚ĚĖ          Jos√© M. Pena Becerra. (Jos√© Mar√≠a Lena Becerra)

‚ĚĖ         F√©lix Camerino Morales. Viv√≠a en calle Antonio L√≥pez. San Fernando.

S√≠, a las seis subieron al cami√≥n macabro, dignamente, muy dignamente, cuando ya Pepito Acosta y otros verdugos hab√≠an echado de los alrededores del caf√© ‚ÄúLa Alh√≥ndiga‚ÄĚ, las gentes  que por all√≠ estaban ocupados en su trabajo de descarga de verduras y hortalizas para el mercado central, los cuales quedaron horrorizados por los insultos y amenazas.

Entre subir al cami√≥n, el traslado hasta el cementerio, bajar y la preparaci√≥n hasta que o√≠mos, desde nuestro cuarto alto, los tiros de gracia despu√©s de la descarga de los fusiles, hab√≠an transcurrido veinte minutos, aproximadamente. Eran las seis y veinte d la ma√Īana de aquel d√≠a aciago veintiocho de octubre de 1936. A√ļn no me explico, ni he podido obtener informaci√≥n del por qu√© de haber o√≠do solamente ocho tiros de gracias, si eran once los fusilados.

Don Cayetano Rold√°n, honra y prez de La Isla, m√°rtir inolvidable y eternamente querido, fue empujado por Pepito Acosta, pero √©l, mir√°ndolo con indulgencia le dijo. ‚ÄúMe vas quitar la vida, a mi, que te saqu√© del vientre de tu madre. Bien hacedlo, pero a mis hijos no tocarlos, por favor, que son inocentes‚ÄĚ. El verdugo maldito le contest√≥ con sorna inaudita: ‚Äú¬°pero si ya lo hemos matado a los tres!‚ÄĚ. Creo, despu√©s de mucho reflexionar sobre el caso y sus circunstancias, as√≠ como sobre la personalidad de las v√≠ctimas, que a partir de ese momento, una vez supo la muerte de sus hijos, de los tres, Don Cayetano dej√≥ de sentir‚Ķ de vivir, de sufrir. Se convirti√≥ en algo amorfo, insensible y hasta creo que, por el menor resquicio de vida que le quedase,  deseaba la muerte, que acabaran r√°pidamente con su vida truncada. Anduvo erguido y digno hasta la pared esbozando una media sonrisa de resignaci√≥n y le dirigi√≥ unas miradas sin odios, tal vez de perd√≥n, al verdugo nombrado, y a los asesinos restantes.

Me lo dijo un sepulturero muchos a√Īos despu√©s: ‚ÄúDe repente el cielo se oscureci√≥ y as√≠ permaneci√≥ todo el d√≠a y un silencio de miedo flotaba en el ambiente del Cementerio, raro, entre pesado y tr√°gico, misterioso; se respiraba con dificultad en aquellos lugares cercanos, cenicientos y mustios‚Ķ ‚Äúma√Īana  triste y polvorienta, melanc√≥lica, de soledad y hast√≠o‚ÄĚ, hubiese dicho el poeta.

Despu√©s de las siete, aproximadamente, aquel lugar sacrosanto de nuestra Isla, qued√≥ en silencio de muerte y en el ambiente flotaba un fantasma que reclamaba justicia, venganza, odio eterno hacia aquellos desnaturalizados que se lavaban las manos tranquilamente, despu√©s de su fechor√≠as, en el caf√© ‚ÄúLa Bah√≠a‚ÄĚ y desayunaba n con las ropas a√ļn manchadas con la sangre de aquellos eres inocentes. Unos malvados que nos trajo la guerra b√°rbara y cruel, la guerra que odian las madres isle√Īas porque ella moviliza a sus hijos para llevarlos al holocausto. La guerra  que  entigrece  a  las  personas,  que  todo  lo   entristece.

¬°Cu√°ntos isle√Īos j√≥venes sacaron de sus casas y llevaron al frente de combate para no volver jam√°s! Pobres chavales de veinte a√Īos, y menos, de los cuales, sus padres. S√≥lo guardan unos tristes papeles‚Ķ ‚ÄúNo exist√≠an leyendas de antigua alegr√≠a, sino recientes historias de melancol√≠a‚ÄĚ. La Isla amada, de amargura, sin cuento, ocasionada por un pu√Īado de esbirros al servicio de algunos militares demenciales que.. ‚Äúvendieron la piedra de los Lares al pesado teut√≥n, al hambre mora y al √≠talo la puerta de los mares‚ÄĚ.

La deuda que en La Isla hemos contra√≠do todos de erigir un monumento, del  mejor m√°rmol  de  Carrara, a  aquellos m√°rtires del progreso, cada d√≠a que pasa algo se a√Īade al recuerdo imperecedero y nos dice que es imprescindible e improrrogable que ese monumento se lleve a cabo en el m√°s breve plazo. Ser√≠a el triunfo de la paz sobre la guerra, del bien sobre el mal; el triunfo de la piedra, de la caridad y de los buenos sentimientos de este pueblo, afortunadamente muy superior al odio y el crimen de aquellos imp√≠os; triunfo sobre la mentira y el enga√Īo, sobre la indiferencia con que las diversas autoridades que nos han gobernado, desde hace algunos a√Īos, han tratado el tema de la fosa com√ļn de los fusilados donde yacen nuestros aut√©nticos m√°rtires.

√öltimamente se ha inaugurado un monumento a las Tres Marinas, en la misma puerta del Observatorio Miliar, pieza que, sin ser de m√°rmol, ha costado sus treinta millones, y los p√≠caros isle√Īos, disconformes, le han puesto varios motes: ‚Äúcorte de manga, iluminado‚ÄĚ, foca fea haciendo la pelotilla‚Ķ que lleva en  el morro‚ÄĚ, y otros. Un monumento que denomino: ‚Äúestorbo escenogr√°fico para la comedia actual‚ÄĚ, y que me perdonen los promotores, pol√≠ticos y ejecutores. Hubiese sido m√°s objeto, m√°s importante, m√°s hist√≥rico y adem√°s de com√ļn acuerdo con la  voz del pueblo, uno de m√°rmol dedicado a aquellos m√°rtires, vanguardia del progreso y de la justicia social que tanto necesit√°bamos, que ahora disfrutamos, y que su lucha les cost√≥  la vida,. Dada por nosotros, indiferentes o ingratos. Don Cayetano y sus tres hijos, Barbacil y sus dos hijos, ejemplares, mod√©licos en su trabajo y su trato, y los hermanos Cereceda, los hermanos Bilbao, todos ejecutados por aquellos ‚Äúcruzado‚ÄĚ de requet√©s y falangistas, h√≠bridos de los cuales nos acordaremos mientras vivamos. H√≠bridos sin ning√ļn valor social o laboral. Truhanes, estraperlistas, falsos predicadores y  exterminadores de todo lo que fuera decencia y honradez y que pudiera hacerles sombra.

Esa voz de La Isla que sabe perfectamente quienes era los fusilados, porque de padres a hijos existe un inter√©s en que las futuras generaciones sepan lo que realmente ocurri√≥ y temen que, con los a√Īos, deliberadamente, tergiversen los hechos. Esa voz inesperada que surge en cualquier lugar p√ļblico o privado, para alabar la educaci√≥n, la bondad, la caridad, el humanismo,  en fin, de nuestro Alcalde tan vilmente asesinado, su obra, como el mejor aval, la mejor garant√≠a de su derecho a la inmortalidad, al monumento. A√ļn no se ha erigido ni tan siquiera una sencilla l√°pida en honor a su l√≠mpida memoria. Si los m√°rtires tienen derecho al recuerdo eterno. Nuestro Alcalde, sus hijos y su memoria, est√°n en el mismo caso que Don Blas Infante, m√°rtir tambi√©n de aquella locura y por las mismas hordas de aquella guerra subvencionada por gentuzas sin escr√ļpulos, que por no ceder jota de sus privilegios, cometieron las m√°s cruentas fechor√≠as.

Los detenidos que salieron del presidio del Ayuntamiento para ser fusilados ese día, fueron los siguientes:

‚ĚĖ          Don       Cayetano            Rold√°n  Moreno.             Casado con        D.¬™ Dolores Armario. M√©dico y Alcalde local. Dej√≥ tres hijos. Sus tres hijos hab√≠an sido fusilados dos meses antes. Viv√≠a en la calle Real.

‚ĚĖ          Manual Barbacil Mejuto, 72 a√Īos. Se neg√≥ a  confesar. Dos de sus hijos, Eladio y Alfonso, hab√≠an sido fusilados con anterioridad.

‚ĚĖ          Juan Antonio Rodr√≠guez Ben√≠tez.

‚ĚĖ          Agust√≠n Rodr√≠guez Nieto. Nacido en San Fernando,  32 a√Īos. Casado con D. ¬™ Rosario Ben√≠tez Mu√Īoz dejando cuatro hijos llamados: Juan, Mar√≠a, Carmen y Rosario.

‚ĚĖ          Juan Galv√≠n Garc√≠a.

Manuel Barbacil era un anciano digno, honrado y trabajador. Con la desaparición de los tres hombres principales de la familia, esta quedó diezmada, traumatizada, destrozada para toda la vida. Explicar los sufrimientos y las calamidades que pasaron, a raíz de la tragedia particular y la situación general, creo que merece un libro aparte.

Continua…..


+ 1
+ 0

INFORMACION PUEBLO MAPUCHE

INFORMACION 


PINCHA EN LA FOTO 


NOSOTROS APOYAMOS AL PUEBLO MAPUCHE

Pincha en la foto

DIRECCION


ESTAMOS EN

C/ SAN FRANCISCO N¬ļ 18

11510 PUERTO REAL

 

 

emails: : puertoreal@cnt.es

cntaitpuertoreal@gmail.com

 Horario : de 19 a 21  

De lunes a Viernes


NUESTRA SEDE

Su navegador no soporta flash.

AVISO

AVISO 

Los administradores de esta pagína no se hacen responsables de las opiniones vertidas por terceros ó colaboradores del mismo, puesto que no son las suyas personales, ni mucho menos las acepte o comparta, sólo las reflejan como en cualquier ámbito de expresión ó divulgación, dándole cabida a modo informativo pero nunca reflejandola como opiniones propias.
 

COMENTARIOS

  • Es el mayor sinverg√ľenza k e conocido,en mi vida l... VERLO
    De JORGE
  • Hola Aurelio, por favor escr√≠beme a este correo e... VERLO
    De Alicia Pascual
  • estoy recopilando datos de mi tio segundo Bernab√© ... VERLO
    De Polanco LOpez Miguel
  • Es cierto will se pasa yo menos mal me cojo el cam... VERLO
    De Cachetes
  • Despido objetivo tras 19 a√Īos trabajando en condic... VERLO
    De Jose
  • He estado 12 a√Īos en la empresa y lo peor de esa e... VERLO
    De Jorge
  • CONTARLO!! Y A VER SI se le acaba el chollo a esta... VERLO
    De Elena
  • Creo que lo dicen porque Mera en sus memorias indi... VERLO
    De Clément
  • Todos vuestros comentarios les creo ya q lo he viv... VERLO
    De Jomiarro
  • Entra en igualdad@zena.com VERLO
    De Jomiarro

CANAL TV ANARQUISTA  CNT PUERTOLLANO


   

ENLACE A LA AIT


  

  PINCHA EN LA FOTO

SIGUENOS

   
       

Pagina realizada por el S.O.V de CNT Puerto Real , Asesorados por Portal Libertario OACA - fecha de creación 12 Mayo 2011